¿Por qué lo hacemos?

La causa de la mayoría de los problemas sociales es la pérdida de valores que nos encierra en un ciclo sin fin. 
Muchos niños carecen de habilidades intelectuales, manuales y de conocimiento a cerca de ellos mismos, de su comunidad, de su país y del mundo. Sin este conocimiento es difícil que generen amor y el cariño hacia ellos mismos, hacia los demás y hacia su medio ambiente.

En ausencia de este amor muchos de ellos no se protegen a sí mismos, ni a los demás y tampoco a su medioambiente. 
Con las carencias en sus habilidades existe el peligro que no encuentren la motivación necesaria para el estudio, la superación personal y no tienen visión de su futuro.